Colores de cabello son algo que siempre hemos variado en el transcurso de nuestras vidas.

A veces en la vida te gustaría sentir en nuestra persona colores de cabello de color azul cielo, o turquesa, o azul eléctrico. Este color hace una década era un trabajo delicado  para el estilista. La clave de un buen color de fantasía es la base que obtenemos al decolorar. Si el cabello , después de una decoloración, está amarillo muy claro seguramente admitirá cualquier color que se nos ocurra.

El abanico de posibilidades con los colores de cabello es muy amplio. Ya no tenemos los tres colores básicos que se tenían antiguamente en la peluquería. Hay marcas de pigmentos para el cabello como Crazy Colors, Hair Chalk y Candy color que nos ofrecen una amplia gama de colores fantasía. Desde los más chillones a tonos desgastados actuales como un rosa chicle o verde pastel.

En el apartado de los azules disponemos de mascarillas con pigmentación directa, sin amoniaco ni peróxido. Se usa de esta forma porqué el cabello decolorado absorberá sin problemas los pigmentos azules que hayamos escogido para lucir cuando nosotr@s queramos. el azul puede ser convertido en un tono pastel desgastado si le añadimos White Sugar de Candy Colors de la marca KIn. Además de la sorpresa por el color de fantasía obtenido te sorprenderá  la duración del mismo. Siempre que quieras puedes intensificar el tono añadiendo más mascarilla de color.

Modo de empleo: antes de usarlo leer las instrucciones atentamente y hacerse una prueba de sensibilidad alérgica en la piel. Usar sobre cabello decolorado. Preferentemente seco. Dejar reposar el tiempo que aconseja el fabricante. Aclarar con agua. Se aconseja lavar para evitar dejar ningún resto que pudiera reaccionar produciendo una reacción alérgica.